Mostrando entradas con la etiqueta Teoría del mosaico fluido. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Teoría del mosaico fluido. Mostrar todas las entradas

8.4.12

TEORÍA DEL MOSAICO FLUIDO

Las membranas plasmáticas de todas las células eucarióticas  están formadas por tres  tipos de lípidos: fosfolípidos, glucolípidos y esteroles (como el colesterol). Todos  tienen naturaleza anfipática y, por tanto en un medio acuoso se orientan  espacialmente formando miscelas esféricas o bicapas lipídicas. Su distribución en la  célula es irregular y asimétrica, pudiendo existir zonas de naturaleza fluida (modelo del mosaico fluido); se ha observado que sus componentes se pueden mover lo que le da la fluidez antes comentada. Los movimientos que se han descrito son los siguientes:



1.  De rotación: supone el giro de la molécula lipídica en torno a su eje mayor. Es  muy frecuente y el responsable, en gran medida, de otros movimientos.



2.  De difusión lateral o flexión: Las moléculas lipídicas pueden difundirse libremente de manera lateral dentro de la bicapa.


3.  Flip-flop: Es el movimiento de un lípido de una monocapa a su paralela gracias a unos enzimas denominados flipasas




 Casi todos los lípidos de membranas son pues anfipáticos, exceptuando unos muy pocos ácidos neutros. Esta condición, además de conferirles a los lípidos la posibilidad de formar bicapas o micelas, está al origen de las propiedades de autosellado

Estas propiedades permiten a las bicapas cerrarse espontáneamente, ya que no pueden existir extremos libres en las bicapas y consecuentemente se cierran sobre sí mismas. Este sellado es energéticamente favorable y permitió el aparecer de la vida, ya que una célula necesita tener unas fronteras para ser viable y para ser caracterizada como tal.



La fluidez de las moléculas que componen las membranas depende de la temperatura,  naturaleza de los lípidos y  de la presencia de  colesterol. Cuando aumenta la temperatura aumenta la fluidez; de la misma forma si los lípidos son insaturados y de cadena corta la membrana es más fluida.



 La presencia de colesterol aumenta la rigidez de la membrana. De la fluidez de las membranas dependen importantes funciones, como el transporte, la adhesión celular,  reconocimiento de antígenos. Debido a esto, las membranas tienen mecanismos de adaptación homeoviscosa responsable de mantener la fluidez adecuada en cada momento.



Las proteínas (Prt) les confieren a la membrana sus funciones específicas y son características de cada especie. Pueden tener un movimiento de difusión lateral, contribuyendo a su fluidez. La mayoría de ellas tienen estructura globular y se pueden clasificar según el lugar que ocupen en la membrana:


PROTEINAS TRANSMEMBRANAS O INTRÍNSECAS y PROTEÍNAS PERIFÉRICAS O EXTRÍNSECAS.




MOVIMIENTOS DE LAS PROTEÍNAS EN LAS MEMBRANAS

Las proteínas difunden a lo largo de cada monocapa a velocidades mucho más lentas de lo que lo hacen las moleculas lipídicas. Los movimientos de flip-flop en las proteínas son aún más raros y escasos que en el caso de los lípidos. 




No todas las proteínas pueden difundir libremente a lo largo y ancho de las bicapas lipídicas, algunas proteínas integrales de membrana incluso quedan fijas mediante su unión al citoesqueleto celular; otras proteínas de membrana ven limitado su movimiento al estar restringidos en determinados dominios de membrana, delimitados por uniones estrechas, uniones tipo gap.